• TOR

¿Es útil usar tapabocas?

Especial, Mayo 2020

¿Qué tan útil es usar tapabocas?

El uso del tapabocas generalizado es una medida polémica que no ha generado consenso en la comunidad científica (1), debido a que se sabe que no basta para evitar que alguien se contagie, sin embargo en estudios recientes (2,3) y las experiencias de países como China, Corea del Sur, Hong Kong, Vietnam, República Checa, Eslovaquia, Bosnia y Taiwan (4) el uso del tapabocas se ha visto como un complemento útil de las medidas de higiene, distanciamiento social y aislamiento ya implementadas para combatir el contagio acelerado del covid-19.


Los tapabocas funcionan como un obstáculo para la dispersión o inhalación de gotas de saliva que contienen el virus, su efectividad depende del material y diseño del tapabocas o respirador. Se ha estudiado la protección que brindan los tapabocas caseros frente a diferentes tipos y tamaño de partículas volátiles y en el mejor de los casos pueden bloquear hasta el 50% de ellas y en el peor el 15% (4,5,6,7,8,9). Estos estudios tratan de partículas de diferente tamaño y naturaleza y también de diferentes velocidades con que inciden en los tapabocas, en estas múltiples condiciones la respuesta de los materiales es distinta. Se han estudiado playeras, sudaderas y otras prendas de vestir de algodón y otros tipos de tela.








Como se dijo, es sabido que los tapabocas no resuelven el problema del contagio, aún con su uso una persona se puede contagiar, sin embargo, su utilización puede disminuir ligeramente la tasa de contagio. De los modelos matemáticos se puede extraer la conclusión de que disminuir la probabilidad de contagio en un modesto 10% tendría efectos muy favorables en el mediano plazo, sería posible evitar el contagio de hasta 8 de cada 10 personas en el término de 3 meses en el caso ideal (4).

En el contexto en el que nos encontramos, viviendo en una ciudad densamente poblada con contagios comunitarios, una enfermedad infecciosa con una incidencia incierta de casos asintomáticos, debido a la ineficiencia en la detección de enfermos por el reducido número de pruebas que se realizan en el país, el uso generalizado de tapabocas como una medida de refuerzo hace sentido, sobre todo para prevenir la diseminación del virus por personas que no han presentado síntomas o que nunca los desarrollarán y que podrían propagar la enfermedad sin darse cuenta hacia otra parte de la población con mayor riesgo de complicación y muerte.


La principal objeción al uso de los tapabocas desde esta perspectiva es que pueden dar una falsa sensación de seguridad y provocar descuidos, incrementando el contagio porque el porcentaje de partículas que no pueden detener (entre 50 y 80%) bastan para enfermar a una persona. Así se puede establecer con claridad el dilema: el uso generalizado de los tapabocas puede disminuir la velocidad de la infección a nivel social, pero no impiden la infección de un individuo, e incluso pueden provocar que las personas se descuiden y se contagien. La conclusión es que deben ser utilizados con mucho cuidado.

Ante la escasez de insumos médicos los tapabocas y respiradores de uso profesional deben garantizarse en hospitales y clínicas. Por ello, aunque estos sean más eficaces podemos hacer tapabocas caseros que nos proveerán de una protección limitada que en conjunción con otras medidas como quedarse en casa a quienes les sea posible, la higiene de manos constante y el distanciamiento, ayudará a que haya menor dispersión del virus (4).


¿Cómo hago un tapabocas casero?


Para realizar un tapabocas casero debemos considerar dos cosas: el diseño y el material. En el caso del diseño vemos que hay dos modelos básicos a seguir el del tapabocas quirúrgico y el del respirador, la diferencia está en que el respirador sella por completo la entrada de aire garantizando la filtración del virus en más del 95%, sin embargo este diseño se reserva para procedimientos médicos de alto riesgo, como la toma de pruebas, donde se tiene un contacto directo con los fluidos y gotas volátiles del virus.

El tapabocas no sella herméticamente pero genera una barrera contra la dispersión en el caso de enfermos y una protección suficiente cuando es utilizado en escenarios de menor riesgo donde el contacto con el virus no es directo.


En este sentido para realizar nuestro tapabocas de uso común es suficiente con que cubra de la mitad de la nariz hasta la barbilla y se ajuste cómodamente a nuestra cara, procurando que queden los menos huecos posibles pero sin preocuparse por que sea hermético.


En cuanto a los materiales se han realizado algunos estudios que prueban materiales comunes favorecen el uso de telas de algodón de buena calidad por permitir la respiración y tener un tejido cerrado. Para elegir la mejor tela puedes ponerla en contraluz y ver qué tan visibles son los hilos y qué tanta luz atraviesa, entre menos luz y menos visibles sean es un mejor material. También realiza una prueba de respiración, ya que un material cerrado que no deje pasar bien el aire no será cómodo de usar. (5)


Antes de elaborar el tapabocas hierve la tela durante 10 minutos y sécala con aire caliente (puedes usar secadora de ropa o de cabello) para hacer que encoja y se esterilice. Posteriormente al elaborarlo conserva tus manos limpias. Y de preferencia vuelve a lavarlo al terminar. Es recomendable que tu tapabocas pueda tener dos capas del material que elegiste y una abertura para colocar un filtro dentro, con ello aumenta la protección que te brinda.


El filtro puedes hacerlo de la misma tela que elegiste, de franela o si tienes en tu casa, de materiales que no son tejidos sino elaborados a partir de fibras sintéticas como los filtros de aspiradora, el pellón y las bolsas de supermercado reusables, éstas se caracterizan por no deshilacharse y tener un estructura no ordenada, lo que hace que actúen como trampas. Sólo ten cuidado de que no estén elaboradas con fibra de vidrio porque son perjudiciales.


Una vez que tengas tu tapabocas úsalo correctamente: lava tus manos antes de ponértelo y ajustalo antes de salir, cuando estés usándolo fuera no lo toques por delante, no lo retires y vuelvas a poner, no descubras la nariz o boca. Cuando necesites retirarlo o sientas que está húmedo, lava o desinfecta tus manos, retíralo por los elásticos o correas, de atrás hacia adelante y guárdalo en una bolsa, posteriormente vuelve a lavar o desinfectar tus manos.



Recuerda que deberás usar varios tapabocas al día y que debes lavarlos con jabón o detergente después de usarlos, el filtro debes desecharlo si no es de un material lavable.


En este momento es crucial que nos cuidemos y cuidemos a nuestras comunidades activamente, buscando información relevante y certera para entender cómo combatir la enfermedad y las consecuencias sociales que provoca y tomar acciones responsables que protejan nuestra salud. Hoy que el afán de lucro decide quién accede a la salud y los empresarios ponen sus ganancias por encima de la salud de sus trabajadores, el autocuidado y la lucha por nuestros derechos básicos es de primerísima importancia. Nadie nos va a cuidar y proteger, tenemos que hacerlo nosotros mismos.


Bibliografía:

(1) Florentine Leirman, Nicky Koster, “Do homemade facemasks work as a preventive measure for virus transmission?”. Una revisión de la literatura reciente al respecto del uso de tapabocas caseros.

https://cdn.nimbu.io/s/1kphvhi/assets/1585662407782/3_Best-bet-COVID-19%20zelfgemaakte%20maskers.pdf

(2) Marianne van der Sande, Peter Teunis, Rob Sabel, “Professional and Home-Made Face Masks Reduce Exposure to Respiratory Infections among the General Population”, PLoS One. 2008; 3(7): e2618.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2440799/

(3) David Manheim, David Denkenberger, “Review of Potential High-Leverage and Inexpensive Mitigations for Reducing Risk in Epidemics and Pandemics”, Preprints 2020, 2020020432.

https://www.preprints.org/manuscript/202002.0432/v1

(4) Nicholas R. Longrich, “Public Use of Masks to Control the Coronavirus Pandemic”, Preprints 2020, 2020040021.

https://www.preprints.org/manuscript/202004.0021/v1

(5) Dato, V. M., Hostler, D., Hahn, M. E., “Simple Respiratory Mask”, Emerging Infectious Diseases, 12(6), 1033-1034 (2006).

https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/12/6/05-1468_article

(6) Davies A, Thompson KA, Giri K, Kafatos G, Walker J, Bennett A. “Testing the efficacy of homemade masks: would they protect in an influenza pandemic?”. Disaster Med. Public Health Prep., 7(4), 413–418 (2013).

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7108646/

(7) Larsen, David. “Homemade Cloth Face Masks to Fight the COVID19 Pandemic; a Call for Mass Public Masking with Homemade Cloth Masks.” SocArXiv, 31 Mar. 2020.

https://osf.io/preprints/socarxiv/grbzj/

(8) Rengasamy S., Eimer B., Shaffer R. E., “Simple respiratory protection-evaluation of the filtration performance of cloth masks and common fabric materials against 20-1000 nm size particles”, Ann. Occup. Hyg., 54(7), 789-98 (2010).

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20584862

(9) Berkowitz B., Steckelberg A., “ What to use to make a homemade mask for coronavirus and how to wear it”, The Washington Post, 9 de abril de 2020.

https://www.washingtonpost.com/health/2020/04/07/answers-your-diy-face-mask-questions-including-what-material-you-should-use/?arc404=true


Puedes obtener más información en los siguientes artículos:



Taller Cultivar Salud

Curso Los contreras, aprender para luchar

Tejiendo Organización Revolucionaria (TOR)


Suscríbete a nuestra lista de correos

  • White Facebook Icon
logo_TOR_blanco_y_rojo.png